Le Serghi

sábado, octubre 16th, 2010 | Restaurantes, Resto del Mundo

Tras nuestras anteriores cenas réthaises en la terraza de Le Bistrot du Marin -pintoresco, rústico, sencillo, asequible- y en La Table d’Olivia -elegante, refinado, gourmand, caro-, en Le Serghi buscábamos el término medio.

Restaurant Le Serghi  |  Saint Martin de Ré

Restaurant Le Serghi | Saint Martin de Ré

Bien ubicado, en la zona más tranquila del puerto de Saint Martin, tanto la terraza como el local apuntaban a que no íbamos mal encaminados. Zona exterior con vistas al puerto, espaciosa y cómoda, e interior rústico con encanto, sin el apasionado bullicio del Bistrot du Marin ni la formalidad de La Table d’Olivia.


Nos encontramos, además, con el extra de un camarero que hablaba un perfecto castellano, que siempre va bien para darse un descanso del esfuerzo que supone -al menos a mí- hablar en un idioma que no es el tuyo.

Era nuestra última noche en la isla, así que a pesar de llevar ya en el cuerpo varias docenas de ostras de días anteriores -si vais por allí, no os perdáis las económicas degustaciones en los propios viveros-, nos atrevimos con una pequeña comparativa entre las autóctonas y genéricas ostras de Île de Ré y las famosas Gillardeau, ambas en calibre nº2. Fantástica carnosidad y delicadeza de las de mítico apellido, pero la rudeza y la contundencia de las Île de Ré tampoco tenía desperdicio. En ambos casos, de las mejores que comimos en la isla.

Como plato fuerte, para mí un perfectamente cúbico pavé de atún rojo sobre la golosa ratatouille de la casa, con un provenzal toque de hinojo que la hacía crecer aromáticamente. Unido a la calidad del atún y al correctísimo punto de cocción, un plato redondo.

Para Xocolata el lenguado con setas. Setas en triple formato: a la plancha, en salsa ligera y en unos fantásticos raviolis –al dente, como mandan los cánones-. Otro acierto.

Atún con gargouillou  &  Lenguado con ravioli de setas

Atún con gargouillou & Lenguado con ravioli de setas

Para endulzar la noche, el chocolat éphémère, un bombón de chocolate relleno de gajos de mandarina, que se deshace al cubrirse de chocolate caliente. Un invento resultón, pero lejos del nivel de los pescados.

En la parte líquida, pensando en las ostras, un académico maridaje a base de un Muscadet Sèvre et Main. Cítricos, flores blancas y un sutil toque anisado para nuestra última sesión del preciado molusco.

Con un servicio realmente simpático, algo menos de 40 euros por persona.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios