Cuatro

viernes, junio 3rd, 2011 | Barcelona, Restaurantes

No quería que se fueran sin despedirme. La intensa aunque corta aventura de Aitor, Jaume y Vicente -apenas un añito y medio- ha dado que hablar y que escribir, ha proporcionado buenos momentos a buenos precios y, en cambio, se prepara para cerrar a finales de julio porque la afluencia no es la necesaria. Siempre hay un cúmulo de factores que explican estas cosas, aunque me pregunto si un error en la ubicación no ha tenido mucho que ver. Y la respuesta parece fácil.

4 Barcelona Restaurant  |  Barcelona

4 Barcelona Restaurant | Barcelona

La parte positiva es que aún quedan unas semanas -¡hay tiempo hasta el 16 de julio!- para disfrutar de la divertida propuesta de Cuatro. Dicho y hecho, me aproveché de ello para acercarme por allí con un buen amigo y dar buena cuenta de algunos de sus platillos.


Empezamos la fusión ravalera con uno de los que les ha acompañado de principio a fin. El harumaki de bacalao y chistorra, una versión de los soldaditos de pavía con uniforme de rollito de primavera e influencia navarro-japonesa, es un snack resultón, sintonizando sabores inversemblantes como la chistorra y el jengibre de la salsa que lo acompaña.

Siguen las influencias asiáticas en unos buenos canelones, de pasta fina y consistente, de wan-tan con verduras y el contraste agrio de la salsa tártara.

A continuaciòn, los ceps, muy jugosos, que llegan salteados en perfecto punto, jugueteando con los piñones crujientes y generosamente aromatizados con romero. Tan sencillo como efectivo y la fotogenia natural mostrada en la cabecera.

Menos fotogénico, el verat, con melón y chutney de tomate fue el que menos convenció. Quizás lo encontré demasiado dulce o quizás fue que me lo imaginaba diferente. Nada grave en cualquier caso.

Canelones de wan-tan  &  Alitas de pollo con tortitas de maíz

Canelones de wan-tan & Alitas de pollo con tortitas de maíz

Para volver a la senda correcta estaban las alitas de pollo, deshuesadas pensando en los que somos más vagos, en sureña combinación con unas pequeñas tortitas de maíz y más al sur aún con la ensalada de aguacates.

Final redondo con el tomino, 100 gramos de suave queso piamontés, ligeramente pasado por la plancha, con una agradable salsa de pera y pimienta.

Si ya merece la pena una visita a Cuatro por sus creaciones saladas, los postres son de notable para arriba. Para empezar, una extraordinaria sopa de Tokaji, fruta de la pasión, coco y sorbete de mandarina, un postre galardonado con el Best Dessert of Restaurant 2009 cuando Vicente aún formaba parte del equipo del Blau Bcn.

Tomino a la plancha  &  Sopa de Tokaji

Tomino a la plancha & Sopa de Tokaji

Otro acierto con el Whitey, un esponjoso brownie de chocolate blanco, con nueces de macadamia y sorbete de ruibarbo.

Una cena en Cuatro no puede regarse con algo convencional, así que nos fuimos al Château Dereszla Tokaji Dry 2007, la versión seca del conocido vino dulce húngaro. Genoroso en aromas, muy fresco y amable, y un ligero recuerdo amargo-dulzón a sus hermanos botritizados.

El pago de la cuenta -casi 40 euros por cabeza- cerró la cena y abrió una distendida y melancólica charla con Jaume sobre el pasado y el futuro.

¡Suerte!


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , ,

2 Comments to Cuatro

Ricard
6 junio 2011

Hola de nou…

No he estado nunca allí a pesar de haber leido crónicas que lo dejaban bien. Y en pocos dias en dos bistronomics a los que acudo con cierta frecuencia, lamentaban la pérdida.

Pienso tal como ya comentas que la ubicación ha tenido que ver. De acuerdo que en tiempos pasados, acudíamos a Leopoldo con salida en taxi más que obligatoria… però era como un rito o una aventura con un clásico. Un restaurante nuevo al lado de Leopoldo, lo habria tenido imposible, mientras Leopoldo brillaba en aquella época.

El motivo por el que nunca he ido, ha estado sin duda la ubicación. Quizas en edad más joven todo queda como más difuminado… pero a partir de cierta edad tienes miedo de llamar la atención saliendo de un restaurante “caro”, en relación a un entorno bastante degradado… Es complicado de explicar… pero te sientes más cómodo saliendo de un restaurante en la calle Córcega o la calle Valencia o Enrique Granados… 🙂

Estocomo
6 junio 2011

Hola Ricard !

La verdad es que es una lástima. Cuatro es una propuesta de platillos distinta, muy honesta y con un equipo que se complementa bien. Y esos postres…

Y ya que estás por aquí, aprovecho para expresarte la más profunda de mis envidias por tu reciente visita a Lasarte. ¡Qué ganas tengo de volver por allí!

Un saludo !

Leave a comment

*

Search

Categorías

Archivos

  • Últimos comentarios