MB Kursaal

martes, diciembre 30th, 2008 | España, Restaurantes

El segundo post de esta serie de San Sebastián es para el MB Kursaal, que es el segundo restaurante en importancia del Kursaal, ambos bajo la batuta de Martín Berasategui. De hecho, como nos dijo el maître del local, viene a ser respecto al primer restaurante (con una estrella Michelín, por cierto) lo que en Barcelona el Loidi es al Lasarte (con otra estrella, para no ser menos). Eso sí, este paralelismo entre el binomio donostiarra y el barcelonés no cuadra en un aspecto importante: el precio. Mientras los niveles de calidad sí son parecidos, los precios están en contra de las versiones catalanas en un 20% largo.

Restaurante MB Kursaal - Donostia

Restaurante MB Kursaal - Donostia

La fórmula, al estilo del Loidi, se basa en un par de menús (de 25 y 29 euros), con media docena de opciones en cada una de las categorías -entrantes, segundos y postres-, además de aguas y vinos incluidos.


En los entrantes decidimos darle el papel protagonista al idiazábal, que intervenía en el carpaccio de roast-beef con lascas del queso en cuestión y vinagreta de chalota y soja, y en la cuajada de él mismo, con hierbas, bastones de manzana y vinagreta de chalota y soja. Buena elección en ambos casos, ya que el roast-beef estaba muy tierno y jugoso (me vino a la memoria el de la charcutería Hom de Barcelona, donde es también exquisito), y la cuajada resultó suave y ligera.

En los segundos, yo opté por el dúo de canelones de oca glaseados al horno sobre puré de patatas (con una pasta muy fina y un relleno de sabor potente y consistencia justa), y mi acompañante –gastronómico, sentimental y espiritual…- probó unos chipirones a la plancha, acompañados de cebolla caramelizada y compota de tomate, que brillaron a gran altura y que salieron ampliamente vencedores del duelo comparativo con los encargados hace apenas una semana en el barcelonés Daps.

De postre, tardaré tiempo en olvidar mi señora torrija -en todos los sentidos- (caramelizada a la antigua, con crema helada casera y jugo de cítricos), mientras que mi pareja daba buena cuenta de su espuma de mamía (cuajada) con jugo de manzana reineta.

Chipirones a la plancha & Torrija caramelizada a la antigua

Chipirones a la plancha & Torrija caramelizada a la antigua

La fórmula de menú incluía una botella de tempranillo Palaciego (de Bodegas Elosegi) que, desde su modestia, destacó por encima de todo por su suavidad alcohólica y acompañó el ágape sin desmerecer. Para aquellos que no quieran aprovechar el vino propuesto, los precios de los vinos son ajustados.

Con una infusión final, el importe total: 54 euros. ¡Bien pagados!


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios