Llamber

Domingo, Marzo 10th, 2013 | Barcelona, Restaurantes

Se definen como taberna gastronómica de corte asturiano. Y lo son, no cabe duda, pero los tiempos han cambiado y aunque algunas formas sean las de una taberna, el fondo va mucho más allá. Francisco Heras, en los fogones, y la lleidatana Eva Arbonés dirigiendo la sala -y su interiorismo-, se han embarcado en esta aventura después de que la versión original de Llamber diera mucho que hablar en el Avilés natal del chef.

Restaurant Llamber  |  Barcelona

Restaurant Llamber | Barcelona

Pero la versión asturiana de Llamber no es el único aval de Fran. En su CV, paso por locales como La Broche -en Madrid, aunque más tarde sería responsable junto a Angel Palacios de su filial en Miami-, elBulli, o el Arola Arts de Barcelona, amén de colaboraciones en certámenes con un espectacular ramillete de cocineros de primer nivel.  Ahí es nada, como para ir sin expectativas.


Y empiezan cumpliéndose, con un fantástico pastel de pescado de roca -cabracho-. Los pasteles salados suelen ser, en demasiadas ocasiones, elaboraciones maltratadas en las que vale todo, tanto en sus ingredientes como en su preparación. Es cuestión de ponerle más salsa y tratar de llegar a un resultado comestible. Pero Llamber es de los que dignifican esta receta. Sabroso, muy jugoso, bien combinado con unas finas tostada/galletita y con un juguetón complemento de salsa tártara, emulsión de rúcula y encurtidos.

Sucumbimos también a un par de ostras del estuario del Eo al natural, de tamaño medio y con un marcado puntito salino. Con sólo con unas gotas de limón, ahora que están de moda las preparaciones más sofisticadas, su desnudez parece casi una provocación. Muy buenas.

Ostras del Eo  &  Carpaccio de salmón con cítricos

Ostras del Eo & Carpaccio de salmón con cítricos

Triunfa como ninguno el carpaccio de salmón, claramente digno de los restaurantes de mayor relumbrón de la ciudad, compensando de sobras el punto graso del pescado con un explosivo aderezo cítrico, yogur de eneldo y un cremoso helado de jengibre. Conocidas las virtudes, me temo que la media ración debió ser entera.

Media más, cómo no, de sus cúbicas croquetas caseras. Correctas, sin ser las mejores del año  -el top croquetil barcelonés es muy exigente-, han mejorado el punto crujiente desde su apertura.

Croquetas caseras  &  Patatinas al cabrales

Croquetas caseras & Patatinas al cabrales

Gustaron también las patatinas al cabrales y praliné de avellanas. Con su piel -con lo bien que queda ¿por qué tan pocos cocineros la dejan?- y el equilibrio perfecto en intensidad para no asustar a los menos aficionados al queso azul.

Disfrutamos algo menos con el pulpo gratinado con queso ahumado de Pría. Muy bien las patatas de base, en puré grosero, divertido matiz ahumado, pero un puntito seco el protagonista de la cazuelilla.

Como llambiotaes -así llaman al lado más dulce de la carta-, resistimos a la tentación del arroz con leche -en la próxima cae seguro-, y decidimos limpiar papilas con la ensalada de frutas de temporada, con buenas fresas y un aún mejor sorbete de mandarina.

Pulpo asado  &  Ensalada de frutas

Pulpo asado & Ensalada de frutas

El sauvignon blanc neozelandés de Mount Nelson (Marlborough, 2011) acompaña la velada con solvencia aromática.

Todo ello, unido a una botella de agua y buen pan de Triticum, un ajustado total de 75 euros para dos personas reafirma una más que satisfactoria experiencia. ¡Bienvenidos a Barcelona!


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

1 comentario to Llamber

Ricard Sampere
1 Abril 2013

Ostres… aquesta vegada hem coincidit, publicant els dos el mateix restaurant.

Salut!.

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios