Orangerie

jueves, agosto 1st, 2013 | Hoteles, Restaurantes, Resto del Mundo

El Hotel Vila Monte es un remanso de paz en pleno Algarve portugués, ya de por sí una región tranquila. Ubicado en el municipio de Moncarapacho, su restaurante gastronómico, la Orangerie, dispone de una terraza con bucólicas vistas al monte y, a lo lejos, a las paradisiacas playas de Fuseta.

Restaurant Orangerie (Hotel Vila Monte)  |  Moncarapacho

Restaurant Orangerie (Hotel Vila Monte) | Moncarapacho

Empezar a cenar con el sol a punto de perderse por un frondoso horizonte, dejando que el cielo vaya cambiando de color a medida que el astro se va escondiendo, dificulta un poco la tarea -¡bendito problema!- de centrarse en lo puramente gastronómico.


Si, encima, acompaña la velada un piano en directo y una hermosa partenaire, la noche acaba siendo realmente mágica.

Mientras escrutamos con calma la carta, regamos el aperitivo de la casa con un buen Oporto blanco de generoso y adecuado toque floral.

Ya puestos en materia, a compartir, nos estrenamos con la ensalada de cangrejo y frutas tropicales, bien, fresca, sabrosa, acompañada de unas tostas de pan de Sâo Brás de textura dura, algo complicada para los profanos.

Ensalada de cangrejo  &  Pulpo confitado

Ensalada de cangrejo & Pulpo confitado

Éxito más completo para el pulpo confitado, de interesante cocción recia, con el divertido contrapunto de un puré de chorizo -espeso, casi una textura de humus– que no le iba nada mal y un crocante del propio cefalópodo.

Prosigue la línea ascendente con la lubina a la parrilla. ¡Qué grandes parrillas en el Algarve, con las magníficas raciones de sardinas en los modestos O Camilo (Lagos) y Costa Algarvia de Faro! Descartamos los lomos, para escoger la cocción integral del pececillo, con la pieza -muy fresca, por cierto-, de ración generosa, entera. El resultado, muy jugoso, sin duda el mejor plato de la velada.

Ya a la luz de la luna llega un más que correcto parfait de higos, con frutos de la propia finca de Vila Monte, con praliné de nuez y sorbete de lima.

Para la charla de sobremesa, galletitas de higo y almendras -también de producción propia-.

Lubina a la parrilla  &  Parfait de higos

Lubina a la parrilla & Parfait de higos

Ante la extensa carta de vinos optamos por preguntar al sumiller por alguna pequeña joya de la zona. Su recomendación, sin apenas vacilación, fue el Viognier 2010 de Barranco Longo. Fresco, muy aromático con predominio floral, y relativamente largo. Defendió muy bien la cena.

Con todo, poco menos de 60 euros por persona.

Imprescindible para románticos en ruta por el Algarve.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios