Espai Kru [2014]

Martes, Octubre 7th, 2014 | Barcelona, Restaurantes

Espai Kru es de esos sitios que transmiten buenas vibraciones. Nada más llegar sabes que algo bueno se marina. Probablemente sea, en la actualidad, uno de los espacios gastronómicos más interesantes de la ciudad. Por un concepto original y una propuesta fresca -casi literalmente-, por la calidad de la materia prima y una ejecución en consonancia, y por un ambiente informal pero suficientemente espacioso, un binomio poco habitual.

Restaurant Espai Kru  |  Barcelona

Restaurant Espai Kru | Barcelona

Es jueves por la noche y el local va llenándose poco a poco, sin que se perciba un ajetreo excesivo. Nos toca una mesa agradable, junto a la barandilla que linda con el piso inferior. Me siento justo en la silla que en mi primera visita vi ocupar a Carles Abellán -quien, por cierto, acaba de inaugurar el Ena Sevilla-.


Abrimos con un protagonista habitual en los locales marcados por el binomio Adrià-Iglesias: las ostras. Aquí no hay malo por conocer, así que queda para otro día el bueno conocido, todo un fijo aquí y en Tickets, con la combinación del preciado molusco con salsa ponzu y huevas de salmón, que le acentúa más si cabe el sabor a mar. Sin perder exotismo, hoy nos decantamos por acompañarlas con sopa fría de frutos rojos. Llegan en un generoso calibre nº2 que bien podría pasar por 1. Como siempre, fresquísimas, carnosas y, en esta preparación inédita para mí, jugando con un atrevido ácido-dulce-salado.

Mientras, hacen su entrada los cócteles, con un Brumble y un Ron Brown que, en este caso, sí nos generaron algo de nostalgia de los Sour Kru y Minus de pasadas aventuras.

Ya que se pueden hacer medias raciones del apartado de pescados marinados -y aquí sin recargos… que n’aprenguin!-, nos apuntamos a media de un espectacular carpaccio de toro, sabroso y melosísimo, al abrigo de un equilibrado aliño de manzana y jengibre.

Ostra con frutos rojos  &  Carpaccio de toro

Ostra con frutos rojos & Carpaccio de toro

Y otra media de jurel real, también fantástico, con ceps en dados -casi en brunoise- y marinado en una suave vinagreta de soja y jengibre. Con la sardina del Nu y, por supuesto, la maravillosa caballa de Joan Roca, la gran rebelión de los modestos está en marcha.

Nos adentramos en los ahumados con la anguila, combinada con higos frescos, almendra fresca rallada y, como hilo conductor, un ajoblanco. Combinación de sabores atractiva, aunque puestos a proponer mejoras en un menú de difícil reproche, el higo y la almendra fresca no acaban de compensar el punto graso del conjunto que, para mi gusto, puede deberse a la excesiva untuosidad del ajoblanco. Nada grave, en cualquier caso.

Jurel real con ceps  &  Anguila ahumada

Jurel real con ceps & Anguila ahumada

La arepa, servida en una otoñal cestita y reposada sobre granos de maíz, es golosa al límite. Rellena de toro y pescado blanco soasado, resulta tan adicitiva como el mollete de papada de Tickets.

Enlazamos dos de los grandes de Espai Kru. Primero, el steak tartar, brutal. Sabroso, sedoso, tierno, excelentemente condimentado. Sin duda en mis top de la ciudad con los de Coure, Caldeni y, ya echándolo de menos, el del gran Jean Luc Figueras. La presentación tampoco se queda atrás. Se gana la cabecera del post.

Después, las gambas de Palamós al ajillo, frescas, mórbidas, apenas hechas con calor residual, con una lasciva salsa del jugo de las cabezas y el punto justo de un ajo impecablemente gestionado. Para rebañar, un idóneo pan de algas. Califiqué el plato de imprescindible en mi primera visita. Me reafirmo.

Arepa  &  Gambas

Arepa de toro & Gambas al ajillo

Cerrando la parte salada, magníficos ejemplares de cañaíllas, cocinadas con suquet y coronadas con una punta de allioli. Sabores potentes para garantizar que la profundidad del peculiar molusco y su firme textura no se lo lleven todo por delante.

Ya en los dulces, el camino recorrido va haciendo mella y la torrija queda desestimada -temporalmente, ya llegará- en favor de los sabores sencillos pero efectivos del mel-i-mató, en generosa ración, muy cremoso, sin llegar a la ligereza de una espuma, con nueces troceadas levemente caramelizadas.

Cañaillas  &  Mel i Mató

Cañaillas con suquet & Mel i Mató

A modo de petit-four, unas pequeñas trufas de chocolate blanco y coco ponen el punto final a una estupenda velada.

En la parte líquida, aguas y los cócteles iniciales, aunque sin vino, que el viernes está por venir. La suma final, inferior a los 65 euros por cabeza, más que razonable para una propuesta en la que, aun cediendo mucho protagonismo al producto, su cocina podría estar respaldada por algún que otro reconocimiento de las guías. Ya vendrán.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios