Bitxarracu

Lunes, Septiembre 21st, 2015 | Barcelona, Restaurantes

Tenía pendiente una incursión más seria en Bitxarracu. Mi único precedente, una comida, un mediodía laborable de hace unos meses, satisfactoria, aunque quedándome con las ganas de poner a prueba más a fondo una propuesta que estos días se aproxima a su primer aniversario.

Restaurant Bitxarracu  |  Barcelona

Restaurant Bitxarracu | Barcelona

De hecho, en octubre de 2014 se escribieron líneas, y muchas, sobre el nuevo proyecto de platillos de todo un estrellado como Victor Quintillà, alma máter del buen Lluerna de Santa Coloma. Pero Víctor ya no está vinculado a Bitxarracu, ahora es Lluís Tomàs, hombre de confianza y socio inicial en el proyecto, quien defiende el castillo en solitario. La herencia, en forma de una carta actual y resultona que sigue vigente. Y tanto en las fórmulas predefinidas como a la carta, unos precios realmente populares, otro de los atractivos de este amplio local de neotapeo.


La noche en cuestión no completaban aforo, pero poco faltaba, algo de lo que pocos podrán presumir, habida cuenta del debut en Champions del Barça post-triplete.

Vistazo rápido a la carta-mantel, y con la base de la Fórmula 20 y algunos añadidos, empezamos croqueteros con un par de ejemplares de ceps y foie, de recio rebozado -con un ligero regusto de aceite a vigilar-, y un par más de cocido, de rebozado más fino. Ambas de relleno mucho menos fluido de lo leído por ahí. Y cosas de gustos, pero yo intercambiaría los envoltorios, dándole el toque más rústico a la carn d’olla y la mayor finura a la sutilidad sápida del foie.

La ensalada de tomate -maduro, carnoso, pelado-, se acompaña de unos bombones cremosos de mozzarella, muy bien resueltos técnicamente, y de una salsa tenue, diría que de wasabi. La elevada ligereza del conjunto realza los matices amargos de los brotes, justo por encima del aliño.

Ensalada de tomate y mozzarella  &  Croquetas

Ensalada de tomate y mozzarella & Croquetas

Muy correcto el canalón de pollo de corral, de pasta y farsa fina, y buena proporción de bechamel con jugo del asado.

Aplaudimos el bacalao, con su piel, colágeno puro, y napado de un agradable pil-pil de romesco. Pero lo mejor, la textura y punto de un pescado de mucha más calidad de la que los números de la carta pueden hacer pensar. Excelente.

Pasó la prueba la hamburguesa de magret de pato y pistachos, reposada sobre una cama de parmentier de mostaza, apetitosa pero no invasora.

Canelón de pollo  &  Curry thai

Canelón de pollo & Curry thai

Muy bueno el curry thai -muy sabroso para mí, adaptado a los paladares occidentales según mi acompañante, establecido durante unos años en Asia-, con pollo de corral, tierno -¿al vacío?-, y la clásica e inestimable colaboración de un arroz basmati.

Ya en los dulces, la tendencia de vasitos de postre o postres en vasito. El primero, con una buena espuma de coco y piña, refrescante y ligera.

Aunque final un punto cabizbajo por culpa de un decepcionante tiramisú, de textura agradable, pero con más matices de nata que de mascarpone en la pasta bomba, y ni rastro de los de amaretto ni café.

Espuma de coco y piña  &  Tiramisú

Espuma de coco y piña & Tiramisú

Un par de generosas copas de Lo Virol 2013 (Celler Cercavins, Costers del Segre), ull de llebre y merlot, sencillo, fresco, fácil de beber.

En definitiva, Bitxarracu forma parte de esa camada de restaurantes (Adagio, Capet, Matís Bar, Can Boneta, Pecat, La Pepita… ¡me dejaré otros tantos!) donde, cada uno en su estilo y unos con mejor suerte de ejecución que otros, se demuestra que por menos de 30 euros se puede cenar dignamente arropado por una propuesta desenfadada de platillos actual y eficaz.

Sin cafés, y añadiéndole una botella de agua, la poco friolera de 25 euros por persona.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios