Estany Clar

Lunes, Julio 4th, 2016 | Restaurantes, Resto de Catalunya

Conocía mejor la historia de Estany Clar que su propia cocina. Más relatos acerca de la precocidad de Jordi Cruz, que, con 26 años, precisamente se convirtió en esta bonita masía del Berguedà en el estrellado más joven de España, que sobre sus platos más célebres, de los que como mucho tenía un par de referencias de mis críticos de cabecera y cuatro líneas sobre el estilo de la culinaria de Josep Xandri, actual cocinero y propietario de la casa.

Restaurant Esyany Clar  |  Cercs (Berga)

Restaurant Estany Clar | Cercs (Berga)

Mi aversión a los desplazamientos en coche ayuda poco. Me estoy acomodando. Es lo que tiene la amplia oferta de Barcelona, pero este año estoy intentando ponerle remedio y las recientes experiencias de Can Jubany o Els Casals animan a seguir haciéndolo.


Pero vamos al grano. Se acaba la escapada de Sant Joan. Domingo algo nublado y la segunda jornada de elecciones motiva poco o nada, así que el Estany Clar se convierte en el gran aliciente del viaje de regreso. Recepción amable y acomodo en uno de los reservados de la casa, muy acogedor, incluso con un saloncito anexo muy aprovechable para aperitivos o cafés.

Llegan los primeros, de cortesía, con el salmón ahumado, marinado en casa. Muy bueno. Y mejor aún la punta de espárrago, con sutil aderezo y, en lugar de la clásica mayonesa, una pequeña parmentier.

Aperitivos

Aperitivos

Selección de quesos y sus contrastes. Hacía tiempo que no los veía en este punto del menú, aunque no negaré que de aperitivo entran muy bien. Y la ración, muy moderada, no pone en riesgo el resto del ágape.

Ya centrados en nuestra elección, voy con todo un clásico de la casa, el ravioli de bogavante con gamba de Palamós. Lo llevaba en mente, lo reconozco. Y cumple. Sabores profundos, apoyados, además de en los jugos del cotizado bicho -demasiado, pero ese es otro debate-, en la emulsión de pimientos escalivados, una notoria esencia de nécoras, notas de salvia y espárragos.

Quesos  &  Ravioli

Quesos & Ravioli de bogavante

Probamos también una satisfactoria vichyssoise, también con bogavante de costa, además de texturas de manzana y coco.

Y la ternura de las cigalas con vieira, sobre lecho de cebolla pochada y percebes.

Vichyssoise  &  Cigalas

Vichyssoise & Cigalas

Buen rodaballo salvaje, aun en cocción clásica, con fundido de ibérico, gamba de Palamós y dados de zanahoria. Sumando aromas, el aporte del aceite de manzana.

Aunque para nota, el magnífico canelón de la iaia. Notable pasta, finísima, y farsa a la altura, pero la clave, y elemento diferencial, una sabrosa reducción de jugo de carne y verduras. Con una nueva buena elección del aceite, en forma de unas gotas de arbequino, el plato que más me convenció.

Rodaballo  &  Canelón

Rodaballo & Canelón

Los postres lucieron menos. Flojo juego sápido en el Melón-Manzana, con esferas de melón, manzana verde, marcarpone, lima, cilantro, pepino, menta y fernet. Refrescante, pero echándose en falta una mayor progresión en boca.

El mejor, el Limón, en texturas bien resueltas, con protagonismo bien repartido entre el propio cítrico, cardamomo, aceite de oliva, yogur, albahaca, camagroc y albedo.

Mucha peor suerte para la Leche. Bajo la sugerente descripción de caramelo al whisky, leche, queso, yogur y hierbas mediterráneas, nos llega una crema chantillí, muy plana, más bien sosa, con unos pequeños discos de isomalt, y solo achispada por un muy buen toffee con notas de whisky. De hecho, la prolongadasíma espera no auguraba lo mejor. Y tras el anuncio de los problemas para montar la nata por el calor de la cocina, ahora me hace concluir, sin lugar a dudas, que el postre ni siquiera salió a la mesa como está ideado.

A destacar del apartado dulce, la posibilidad de pedir cualquiera de sus postres en formato ‘mini-capricho’, una media ración que puede animar a los que habitualmente pasan directamente al café.

Postres

Postres

Petis con poca historia. A destacar, la gominola de fruta de la pasión, carnosa y ligeramente ácida, y el aromático merengue seco de violetas.

La carta de vinos no estaba disponible por renovación. Pero ojo, que me cuentan que lleva así un tiempo, y no siempre apetece escoger el vino sobre un trío de referencias propuestas. Eso sí, al César lo que es del César, y las 3 opciones eran interesantes. Al final, éxito con el xarel.lo ecológico de Castell de Grabuac (Can Suriol), un Penedès largo y con buena estructura que se defendió más que bien de principio a fin.

Petis  &  Vino

Petis & Vino

Al final, sensaciones encontradas. Hay talento, hay potencial, pero no deben tardar en reajustar detalles.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

2 comentarios to Estany Clar

Ricard Sampere Moner
4 Julio 2016

Bones… :)

Com ja saps jo soc una mica peculiar amb els gustos…. però com que m’he fet un munt de restaurants, no em talla dir el que m’agrada i no m’agrada.

Havia conegut aquest lloc degut a haver tingut casa al berguedà i després a la Cerdanya i era lloc de pas. Recordo una gran cuina clàssica i tradicional… Després suposo que coincidint a quan “van enviar el noi a aprendre cuina”, la cosa es va modernitzar i també t’he de dir que sense massa gràcia (insisteixo que al principi).

Ja em van passar les ganes d’aturar-me allà, però encara em va caldre repetir-ho, doncs el meu fill que llavors devia tenir 8 anys, delia perl la “carta infantil” que oferien (no un trist menú, sinó una carta) i que s’havia mantingut no afectada pels canvis…. :)

I de mica en mica, ja vam deixar d’anar-hi…. Però pel que veig segueix “on fire”, tot i que aquells anys ja vivien molt de les BBC, que suposo els segueixen donant cash, per poder anar mantenint l’oferta, com la que expliques.

Una abraçada!!

Dani
4 Julio 2016

Hola, Ricard!

La veritat és que li tenia ganes. Baixàvem de Llívia, a on aquests dies havíem dinat prou bé al Trumfes, i bé, sense més, a la Tona, i esperava que fos un gran fi de festa… però no sé, no m’esperava tanta irregularitat. A més, quan acabo l’àpat amb mal regust pel baix nivell de les postres em panseix una mica.

Respecte al tema infantil, nosaltres hi anàvem amb dues nenes de 4 anys, i per una d’elles vam demanar un llenguado, que es van oferir a servir-nos en mitja ració. Per l’altra, ens van preparar una mena de plat combinat (una mica de pasta, unes croquetes, peix…) que es va defensar.

En qualsevol cas, o es posen les piles per depurar els desajustos, o ja veurem quant els dura l’estrella… I perdre aquestes distincions, ens agradi o no, sigui just o no, pot fer molt de mal al negoci.

Cuida’t i una abraçada !

Dani

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios