Big Kokka

Jueves, Noviembre 30th, 2017 | Barcelona, Restaurantes

Perú está de moda. El auge de la cocina peruana en los últimos años es evidente, plasmada en numerosas propuestas de distinto perfil y pretensiones, desde el pequeño restaurante tradicional hasta las creativas cartas de alta cocina de autor. Big Kokka se sitúa en un punto medio, en una propuesta comercial, reconocible, pero atractiva y cuidada, tanto en producto como en elaboración, centrando su recetario en la vertiente nikkei (la fusión peruano-japonesa, por si todavía hay quien lo desconoce).

Restaurant Big Kokka  |  Barcelona

Restaurant Big Kokka | Barcelona

Hermano mayor de Kokka, una de las primeras barras nikkei de la ciudad, también del Grupo San Telmo, Big Kokka dispone de un local espléndido, justo detrás del Centre de Cultura i Memòria del Born, que alojó años atrás al Big Fish. Así, techos altos e interiorismo de pedigrí en el continente y, en el contenido, la buena dirección en los fogones del peruano Juan Otivo y la japonesa Kioko Li -quien estuvo al frente de la parte nipona del también nikkei Pakta en su arranque-.


Pausado vistazo a la carta -es extensa y la iluminación, íntima- y salimos con las ostras nikkei con vinagreta de yuzu, ají limo y cilantro. De calibre medio, quizás un punto subida la vinagreta, pero carnosas y con chispa.

Más nikkei, ahora en el ceviche, de corvina al rocoto. Sin reproches. Intenso, pero muy equilibrado y en correctísima textura. Muy bueno.

Ostra  &  Ceviche

Ostra & Ceviche

Impecable el arroz de los niguiris de anguila, con sansho y sésamo tostado; así como el de los uramakis de salmón, con aguacate y mango, y un punto de ají amarillo, cancha y cilantro.  La mayonesa acevichada aporta melosidad y matices, pero resulta algo invasiva, con unos puntos bastaría.

La berenjena asada es un hit del local, con sumiso de ají amarillo y la profundidad del katsobushi -qué fan soy del bonito ahumado cuando está bien puesto-. La mando a la imagen de cabecera.

Flojean los pinchos de albóndigas de atún marinado con soja, jengibre y miel, algo secos y demasiado fuertes de soja.

Uramaki  &  Albóndigas

Uramaki & Albóndigas

Nuestro muestreo en los postres es breve, pero convence el mochi de té verde. El dulzor justo, muy fino, me recuerda al de la pastelería Ochiai, que no es mal cumplido.

El Grüner Veltliner austríaco de Stein 2014 (Weingut Jurtschitsch), con mucha fruta de hueso y fresco, pero elegante y con suficiente textura, defendió dignísimamente la amplia paleta de sabores de la cena.

Con agua y sin cafés, ligeramente por encima de los 40 euros por barba.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios