Can Boneta [2018]

Miércoles, Enero 31st, 2018 | Barcelona, Restaurantes

El pequeño restaurante de Joan Boneta es una de mis casas de comida de referencia en el Eixample. Cocina sabrosa, honesta como pocas, fruto de una cuidada selección de producto, que es tratado con mimo y coherencia en el minúsculo espacio que ejerce de cocina vista en Can Boneta. Lo tengo relativamente a mano y, aun así, voy menos de lo que debiera, así que era de justicia retomar allí mi actividad bloguera tras mi paréntesis postnavideño.

Restaurant Can Boneta  |  Barcelona

Restaurant Can Boneta | Barcelona

La carta de Can Boneta cambia poco. Buena señal en este perfil de propuesta. Y más, cuando a pesar de que el foco mediático se decanta más hacia las novedades y los grandes nombres, Can Boneta mantiene imperturbable su éxito de público.


Nuestra visita coincide con la víspera del recién estrenado Día Internacional de la Croqueta -en Barcelona deberíamos darle honores de Fiesta Mayor-, así que procedemos al homenaje con las de carne rustida de Joan.

Diría que el pulpo es el primer plato que probé allí. Más de tres años después, sigo sin poder -ni querer- resistirme a sus encantos. Muy goloso, con su cama de puré de patata y su generosa proporción de pimentón dulce y panceta.

Croquetas  &  Pulpo

Croquetas & Pulpo

Voy con alguien que no ha estado antes -pocos, pero algunos quedan-, así que seguimos con otro de sus grandes hits. El  sencillo -aparentemente, al menos- biquini de higos con la cremosa chispa del queso azul ceretano es siempre eficaz.

Pero Joan no solo luce en la potencia, y buen ejemplo de ello es el ravioli de gamba roja relleno de ceps con vinagreta de piñones, delicado en sabor y de sedosa textura.

Biquini  &  Ravioli

Biquini & Ravioli

Pero si los entrantes son más que resultones, es el apartado de guisos el que da una categoría especial a la cocina de Joan. En anteriores visitas he tenido ocasión de recrearme en el meloso -literalmente- de ternera, en el convincente megacanelón, o en el lujurioso costillar de cerdo duroc… Empiezo a creer que no hay guiso que se le resista.

Imperdonable pasar por allí sin probar al menos un par de segundos fuertes. Excelente materia prima en nuestra primera elección, el bacalao confitado, muy tierno, con rossinyols a la crema.

Y jugosa paletilla de cordero, servida deshuesada y en ración más generosa de la que hace pensar su precio, con académica demiglace que incluye su correspondiente reducción de oporto, y unas patatitas avellana que reclaman a gritos chafarse para impregnarse del fondo de alta cuna.

Bacalao  &  Cheesecake

Bacalao & Cheesecake

Una revisión del cheescake, en crema ligera y con higos, representa dignamente un apartado de postres en el que se ven más licencias creativas que en el capítulo salado.

La carta de vinos, con encanto y de proximidad, siempre ha sido corta, aunque diría que lo fue más. Nos vamos al macabeo de Ergo 2016 (Celler Gerisena, Empordà), elegante, fresco, muy floral y de agradable final amargo, que solo sufre con la potencia del cordero.

Para redondearlo, 38 euros por persona. De verdad, ¿por qué no vengo más?


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios