Arroz Hofmann

sábado, marzo 10th, 2018 | Barcelona, Restaurantes

Me gustan los locales con historia. O la historia de los locales. El de Passeig Sant Joan 36 la tiene. Hará nada menos que 75 años que empezó su andadura como vaquería, pero cuando la logística de la industria láctea empezó a devorar a los pequeños minoristas, la celebérrima Granja Lido fue mutando en una casa de comidas que, mientras tuvo aliento, y no fueron precisamente pocos años, defendió con enorme dignidad el buen producto y las salsas de mojar.

Restaurant Arroz Hofmann  |  Barcelona

Restaurant Arroz Hofmann | Barcelona

En el que fuera su último proyecto de hostelería, la gran Mey Hofmann quiso, hace algo más de 2 años, dignificar la sucesión del local con un bistrot bajo el reconocido sello de su apellido. Lamentablemente, Mey apenas tendría tiempo de disfrutarlo, pero la capacidad de su buen equipo, ahora con la figura visible de su hija Silvia, acabó dando con el formato adecuado un año después, reconvirtiéndolo en el actual Arroz Hofmann.


Así, la continuidad de la vinculación a la materia prima estaba garantizada. Hofmann me inspira confianza en sus propuestas. Soy fan de su escuela, de su pequeña pastelería con esos lascivos croissants de mascarpone y, por supuesto, de su restaurante gastronómico, aunque eche de menos el particular encanto del local de Argenteria.

El porqué de un restaurante de arroces tiene fácil explicación. Más allá de algunos platos míticos, el apartado de postres ha sido, históricamente, el elemento diferenciador de su restaurante estrellado, pero algunos ingredientes siempre han sido especialmente mimados. Y el arroz, claro está, es un ejemplo. No recuerdo un mal arroz en ninguno de los proyectos Hofmann.

Pero antes de la gramínea, un pequeño picoteo. Fuera de los arroces, entre las propuestas de la carta, se avistan algunas herencias del Bistrot y algún hit de la Taberna de la calle Girona. La idea es hacer ligera y fresca esta primera parte, así que nos vamos a las anchoas del Cantábrico, intensas y en buena textura, que llegan con apio encurtido -¡qué gran estado de forma de los encurtidos!- y el contraste del sorbete de tomate.

Y elegimos más tomate, ahora en tartar, con cangrejo real, helado de pepino y notas de salvia. Impecables proporciones, pero los fideos chinos, aunque crujen, me sobran.

Anchoas  &  Tomate

Anchoas & Tartar de tomate

Llega el momento. El arroz meloso de la huerta con Tou dels Til.lers aparece en cazuelas individuales, pero sumamente generosas. Los puntos, perfectos, tanto del arroz, como de las verduras. Muy buen fondo, pero destaca la cremosidad, con el queso de Sort como responsable, que congelan previamente para evitar que se funda en exceso con la cocción. El resultado, impecable.

Eso sí, la ración de arroz nos deja bastante KO, pero el postre es obligado. No recuerdo haberlo visto en sus otros locales, así que nos presentamos ante el bikini de manzana caramelizada y vainilla, una especie de gofre que se convierte en poderosa competencia de una tatin.

Focaccia  &  Biquini

Focaccia & Biquini

Por cierto, el sello Hofmann también es sinónimo de buen pan. Se confirma aquí con el de aceite, estilo focaccia.

Las sensaciones cítricas del Penedès, plasmadas en un par de copas del amable Gregal d’Espiells 2016, desengrasan aunque suman poco.

80 euros para dos adultos y una pequeña gourmetilla. Arroces sobradamente solventes y precios más que correctos. Y ojo, que no es algo tan fácil de encontrar como parece.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios