Indochine

sábado, agosto 1st, 2009 | Barcelona, Restaurantes

Para acabar de completar el día de la comida exótica, el viernes pasado, después de haber comido en el original Me (recomendable, por cierto), cena sorpresa en el nuevo y frondoso Indochine de Ly Leap para celebrar la llegada de las vacaciones de Xocolata.

Indochine Restaurant  |  Barcelona

Indochine Restaurant | Barcelona

Indochine era uno de esos restaurantes que se nos resistían. Entre algún intento sin suerte a última hora e, incluso, una anulación de reserva por un contratiempo, hacía tiempo que teníamos pendiente conocer el famoso local de 700 metros del polifacético Ly Leap.


Lo primero que se puede decir es que el local no defrauda. Ly se ha montado toda una jungla urbana, repleta de plantas exóticas, madera por doquier, una enorme roca de más de 2 toneladas, una cabaña central, y hasta un estanque con pececillos que envuelve lo que ellos llaman las mesas bajas, de acceso algo complicado -están a ras de suelo con un hueco para las piernas- pero que le dan un toque muy especial a la velada.

El local debía estar apenas a un 25% de su capacidad, por lo que la sala estaba en una profunda calma, transportándote fácilmente al ambiente de una tranquila aldea tailandesa.

Decidimos descartar los menús degustación, ya que todos ellos llevaban profusión de coco, elemento de poco agrado para Xocolata, así que hicimos nuestra habitual fórmula de entrante a compartir y un par de segundos.

Tras el snack de aperitivo -un crujiente y sabrosón saquito frito– llegaron nuestros mejillones con albahaca y menta. De tamaño medio-grande, de buena consistencia, aromáticos y muy sabrosos, aunque sólo aptos para resistentes al picante.

A continuación, el pescado frito a los 3 gustos, que era una buena ración de mero con su contundente salsa. Otra explosión de sabor en boca. Con diferencia, el plato de menor potencia aromática fue la coca de verduras con buey de mar, a la que precisamente se le echaba en falta notar más la presencia del buey de mar.

De postre, un refrescante mango verde, contrastado con un helado de lichis, unos toques de cebolla frita y un crujiente de plátano, muy bueno, me pareció el plato estrella de la cena aunque, paradójicamente, la carta de postres (con generosa mayoría de entradas a 12 euros) no me pareció lucir al mismo nivel que el resto de opciones.

Pescado frito 3 gustos  &  Mango verde con helado de lichis

Pescado frito 3 gustos & Mango verde con helado de lichis

Para regar nuestros paladares, el Sancerre Domaine La Moussière de Alphonse Mellot, un sauvignon blanc -que conocí en el gran Gresca, por cierto- con un toque floral -¿qué mejor para esta cena?- y el punto de acidez suficiente para bregar con las especiadas elaboraciones de Ly Leap.

La cuenta final, ascendiendo a algo menos de 120 euros (sin cafés y con primero y postre a compartir), me pareció el elemento que hacía cojear un poco una excelente propuesta. Los menús degustación, desde 45 euros con bebida incluida, parecen estar más ajustados que los precios de los platos, que bordean de manera muy uniforme los 25 euros, incluso en platos de materia prima más económica. Aun así, un notable para Ly.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios