pierre gagnaire

Pierre Gagnaire

lunes, septiembre 15th, 2008 | Restaurantes, Resto del Mundo | 4 Comments

Como niño con zapatos nuevos (o nueva Wii, hoy en día), me abalancé sobre la puerta de uno de los restaurantes con mejor palmarés que existen: Pierre Gagnaire. Atrás habían quedado los tediosos procesos de intentos fallidos y no fallidos de reserva, confirmaciones de asistencia y más reconfirmaciones de hora. Finalmente, allí estábamos mi mujer y yo, dispuestos a celebrar por todo lo alto nuestro aniversario, dejándonos buena parte de nuestro sueldo en un restaurante que, según la inglesa Restaurant Magazine, sólo tiene por encima El Bulli de Ferran Adrià y The Fat Duck de Heston Blumenthal.

Pierre Gagnaire - París

Nada más entrar, ya destaca el contraste entre los habituales restaurantes parisinos y uno en el que no tienes que golpear a tu vecino de mesa para cortar el confit de canard. “¿Pero qué menos?…”, piensas, “…por lo que me va a costar la cena, sólo faltaría que no hubiera espacio entre mesas…”. Pero a poco que hayáis estado en París, sabréis que incluso en restaurantes premiados por las guías gastronómicas más famosas, el espacio suele ser un bien escaso, a veces exageradamente escaso. En este caso, la sala, decorada muy elegantemente, pero sobria,  sin estridencias, permite la charla pausada e íntima sin temor a acabar comentando la conversación de la mesa de al lado. Mucha madera en las paredes y una preciosa mantelería de hilo le dan el toque de confort perfecto para prepararte para una velada que debe ser, al menos gastronómicamente, memorable.

Después de la educada bienvenida del jefe de sala, puedes deleitarte con el simple hecho de tener en tus manos la codiciada carta del gran Pierre Gagnaire. Los precios, escandalosos, pero se supone que o ya lo sabes, o has cometido un grave error que te torturará el resto del mes. Hay opciones desde los 70 hasta los 200 euros, situándose el plato medio en unos 120 euros. Eso sí, hay un menú degustación al módico precio de 255 euretes, que incluye la friolera de siete platos, tres elaboraciones más basadas en diferentes quesos, y un sinfín de prepostres, postres y petit-fours. “Perfecto!”, piensas, “…me dejaré una pasta, pero probaré todo el repertorio de mon ami Pierre” (dado que vas a colaborar en su fondo de pensiones, ya le vas tomando confianza).
› Continue reading

Tags: , , , , , ,

Search

Categorías

Archivos

  • Últimos comentarios