Ten’s

Miércoles, Julio 4th, 2012 | Barcelona, Restaurantes

La familia de la tapa de autor sigue creciendo en barcelona. Ten’s Tapas Restaurant, en el histórico local del Born que albergó la primera etapa del Àbac de Xavier Pellicer -¡uff, qué recuerdos!-, se une a la fórmula del momento de los nuevos platillos y las tapas actualizadas a precios razonables.

Ten´s Tapas Restaurant

Ten´s Tapas Restaurant | Barcelona

Como avales, más vínculos con el Àbac. El principal, en forma de la dirección gastronómica de Jordi Cruz, el joven chef manresano que, además de defender con solvencia sus estrellas en Àbac (2) y L’Angle (1), ha diseñado la carta que ejecuta Fernando Silva. La idea es ofrecer una decena de platillos fijos más algunos de temporada, con algunos guiños a elaboraciones del Àbac.


Pistoletazo de salida con un par de ostras de Marennes-Oléron, de calibre medio, con nieve de manzana verde y acedera. Refrescantes, un puntito amargas y algo saladas. Aun no siendo tan fácil, prefiero comerlas desde su propia valva a la cerámica de la imagen.

Proseguimos con una muy buena ensalada de tomates de rama secos, con agua de pimientos y sardina ahumada. Sólo la teja de albahaca no resiste el envite del aderezo y se reblandece. El resto del conjunto, en buena armonía, resulta un entrante perfecto para estos días de calor.

Me gustó mucho el pulpo, en buena cocción, con pimentón de la Vera, sobre una base de patatas chafadas en puré grosero -en el buen sentido-, con un toque de aceite arbequino y la magia del humo de haya, que impregnó el plato de un aroma distinto, mucho más profundo de lo habitual. MVP de la noche.

Ostras con manzana  &  Pulpo con pimentón de la Vera

Ostras con manzana & Pulpo con pimentón de la Vera

Cumplió también con creces el mar y montaña de la casa, unas fresquísimas cigalas en óptimo punto de cocción, jugueteando con unas alitas de pollo deshuesadas y con la aportación de la piel de naranja.

Emocionó menos la espaldita de cordero con toffee salado de setas y manzanas asadas. Tampoco le ayudó nada llegar a la mesa al unísono con las cigalas y quedarse tibia.

Superamos la tentación de imitar a nuestros vecinos de mesa con el filete de ternera asado con virutas de avellana y cebolla confitada, así como la de probar un foie con higos del que había leído buenas críticas.

En su lugar pasamos al postre, una espuma de mató con brioche empanado en miel caramelizada y piñones tostados. Flojo el brioche, con diferencia la elección menos exitosa de la noche.

Alitas de pollo con cigalas  &  Espuma de mató

Alitas de pollo con cigalas & Espuma de mató

Los líquidos de la velada, agua, un refresco inicial y, de su más que apañada carta de vinos, una copa del Priorat Clos d’Estima 2010 (Celler Underground).

Eché de menos algún cambio de plato y una mayor coordinación en la marcha de los platos de la comanda. Buena voluntad de agradar no faltó. Incluso, al pedir aceite, uno de los camareros vino con una aceitera de cocina para aderezarnos personalmente el pan de coca que teníamos en el plato y volvérsela a llevar -aunque… ¿no hubiera sido más fácil dejarnos una aceitera de sala en la mesa?-.

En definitiva, 10’s me gustó, aunque reconozco que esperaba percibir más la chispa de Jordi Cruz. En cualquier caso, el local lleva muy poco tiempo abierto y hay margen para hacer ajustes.

Con todo, algo menos de 30 euros por cabeza. Volveré a por el foie.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Search

  • Últimos comentarios