Coure [2014]

jueves, febrero 20th, 2014 | Barcelona, Restaurantes

Hace casi cuatro años todo el mundo hablaba -y con razones más que suficientes- de Albert Ventura por su barra. Posteriormente, los halagos llegaron por la exportación de su exitoso formato al Wall57 de Sant Cugat. Pero que nadie se olvide de la sala de Coure, que es donde Albert demuestra todo su potencial, desde una madurez y una solidez culinaria que llama a gritos la olvidada recompensa de la guía roja.

Restaurant Coure  |  Barcelona

Restaurant Coure | Barcelona

Poco público en nuestra visita. Está claro que la noche del martes no ayuda, pero el publicitado inicio de la recuperación económica solo lo ven unos pocos, y las modas llevan a curiosos y público que quiere ser visto a los locales marcados como novedad del mes. Lástima, la mayoría de ellos no cenará mejor que aquí.

Hacía tiempo que no pasaba por Coure, por lo que sentía curiosidad por ver la evolución del menú degustación de Albert. Y empieza bien. Como aperitivo de la casa, un sedoso bonito sobre crema de boniato con tirabeques. Ingredientes sencillos para una sabrosa combinación que refuerza las expectativas de la noche.

Sin ser un día especialmente frío, soy sopero y me gustan los caldos intensos, así que es bienvenido el de pescado de roca sobre tostada de pan, azafrán y marisco.

El único plato del menú -con alguna leve diferencia- que ya había tenido el gusto de conocer es la caballa con habitas tiernas -fresquísimas, una gozada por sí solas-, uvas, tomate cherry, cebolla y un muy buen aliño, al que no se le suele dar la importancia que merece.

Sopa de pescado de roca  &  Caballa con habitas

Sopa de pescado de roca & Caballa con habitas

También equilibrada la terrina de perdiz, muy melosa, suavemente escabechada, con el aporte graso del foie y la potencia aromática de las hierbas frescas, dándole frescor y amplitud a la elaboración.

La sorpresa de la noche, una espectacular gyoza de calabaza con erizo de mar, parmesano y jengibre. Pasta finísima, relleno cremoso y potencia de sabor, predominando la calabaza, pero sin dejar que su dulzor se lleve por delante el conjunto. Estamos aún en febrero, pero entra en el top anual.

Perdiz escabechada  &  Gyoza de calabaza

Perdiz escabechada & Gyoza de calabaza

Mantiene el nivel un extraordinario San Pedro, muy jugoso y en perfecto punto, sobre lecho de espinacas, piñones, las notas cítricas de la naranja y un divertido matiz peruano con los minidados de causa.

Como plato fuerte -literalmente-, la liebre, sin llegar a ser tan fina en textura como la preparación habitual en royal, con foie, profusión de trufa y la siempre gratificante -al menos en Coure- compañía de una correctísima parmentier. La demiglace de carne, tan potente como el resto del plato, la mejor excusa para dar buena cuenta del magnífico pan del local.

San Pedro con espinacas  &  Royal de liebre

San Pedro con espinacas & Royal de liebre

Pasando al dulce, una acertada combinación entre el helado de mandarina y el granizado de pomelo sobre frutas de invierno, con frutos rojos y un fondo de naranja. No solo cumple con las funciones del llamado prepostre, algo en lo que se quedan demasiadas de estas preparaciones.

Y excelente el pastel de queso, bien equilibrado y suave al paladar, con nueces, miel y su juego de texturas redondeando el conjunto.

Frutas de invierno  &  Pastel de queso

Frutas de invierno & Pastel de queso

Regando el menú, optamos por la elegante concentración frutal de Astrales 2010, un Ribera del Duero de taninos maduros y cuyo frescor por los balsámicos ayudó a llevar bien un menú exigente en el maridaje. El correcto margen en el precio, sin llegar al 1,5x, también ayudó en la digestión.

En total, algo menos de 80 euros por cabeza para un menú que fue impecable de principio a fin y que demostró que Albert Ventura y su Coure están, sin duda, entre las propuestas más interesantes de la ciudad.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , ,

No comments yet.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios