Embat

Domingo, Septiembre 6th, 2009 | Barcelona, Restaurantes

Embat pertenece al grupo de restaurantes barceloneses que encajan perfectamente con el concepto de bistronómico que acuñó mi venerado cronista Pau Arenós. El binomio formado por Santi Rebés y Fidel Puig, bien prolongado en sala por Cristina Torres, practica una cocina moderna de mercado, basado en recetas populares evolucionadas, a precios más que razonables.

Restaurant Embat  |  Barcelona

Restaurant Embat | Barcelona

Aunque económicamente destaca más la carta en su versión mediodía -también es más sencilla-, su carta de noche no está nada mal, así que la semana pasada aproveché una cena con un amigo para darle un repaso al menú degustación largo (el corto incluye un plato menos y una rebaja de 8 euros).


Tras un mini-snack de galleta de parmesano con comino y un divertido aperitivo de espuma de patata con caviar de anchoas, empezamos el menú con uno de los clásicos del local, un excelente mar y montaña de vieiras con papada, en perfectos puntos de cocción, que me recordó al estilo Saüc o al recién nacido Libentia.

Continuamos con el canelón de pato trufado, cuya foto encabeza el post. Suave y sabroso relleno -menos aromático de lo que imaginaba-, pasta del canelón a la altura, de grosor fino y consistencia generosa, y compañía desengrasante de unas hojas de rúcula con balsámico.

En representación del apartado de pescados, la elaboración que menos referencias me inspiró, pero no por ello la que menos disfrutamos, una lubina con cous-cous y berberechos -sensacionales-. El menú corto esquivaba este plato, así que los 8 euros diferenciales están más que bien pagados.

Vieiras con papada  &  Pichón con bizcocho de cacao

Vieiras con papada & Pichón con bizcocho de cacao

En las carnes, el pichón, tierno, sangrante, acompañado de un triplete de altura, un intenso fondo en reducción, una confitadísima cebolla y el contrapunto amargo de un bizcocho de cacao.

El punto y final a un menú sin fisuras lo puso el postre, una refrescante sopa cítrica de albahaca con jengibre y lima, que impide esconder el fructífero paso de los chefs por Espai Sucre, toda una cantera de reposteros que empieza a marcar tendencia en Barcelona.

Para beber, el Brunus 2007, por recomendación de Cristina, substituyó al agotado Acústic. Temperatura correcta, fresco en nariz, y untuoso y con toques de regaliz en boca, nos pareció un consejo acertado. El servicio del vino, a excepción de la copa inicial, corre a cargo del comensal -francamente, algo que nunca me ha importado en absoluto-.

Sala muy sobria, sin artificios, cediendo todo el protagonismo al plato, y trato muy amable, al que quizás le faltó una mayor explicación de los platos del menú.

Dos degustaciones, vino y agua, 100 euros exactos.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , ,

1 comentario to Embat

Vendetta
5 Octubre 2009

Totalmente recomendable también su menú de mediodía!

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios