Blanc

martes, noviembre 9th, 2010 | Barcelona, Hoteles, Restaurantes

¡Atención: Jean Luc Figueras ha vuelto a Barcelona!

Para los afortunados que tuvimos ocasión de conocer su cocina en el local de la calle Santa Teresa, la noticia es un bombazo. Teóricamente cubierta la plaza de restaurante gastronómico en el lujoso y reluciente Hotel Mandarin Oriental de Barcelona por parte del MOments de Ruscalleda y Balam, Figueras toma las riendas del Blanc, el supuesto segundo restaurante del hotel -aunque de segundo tiene poco, tanto por la deslumbrante sala como por el nivel de cocina-.

Restaurant Blanc (Hotel Mandarin Oriental)  |  Barcelona

Restaurant Blanc (Hotel Mandarin Oriental) | Barcelona

 Reconozco que esperaba una carta menos elaborada, más sencilla… pero Jean Luc es Jean Luc, y nos encontramos con muchos de los clásicos del chef y, eso sí, una licencia al exotismo con un apartado dedicado a la cocina asiática que dejamos para la próxima visita.


Tras saborear nuestra manzanilla con un aperitivo de jurel marinado sobre un mini-lecho de mezclum, decidimos empezar con un pequeño repaso de las habilidades de Jean Luc a través de un par de elaboraciones con historia. La primera, la vichyssoise al aceite de trufa, fina, ligera, delicada, muy suave, quizás solo menos aromática de lo esperado.

Como segundo entrante, uno de los mejores platos que, con permiso del steak-tartar con caviar y patatas chip, he probado del repertorio de Jean Luc: unos finísimos canelones de cigalas -frescas, sabrosas-, aceitunas negras y tomate confitado. Un auténtico imprescindible.

Canelones de cigalas  &  Marmitako de bonito

Canelones de cigalas & Lubina salvaje con wasabi

Por recomendación del maître, continuamos con una de las opciones fuera de carta: el marmitako de un bonito acabadito de traer. Delicado en texturas y profundo en sabores, se convirtió en otra de las estrellas de la cena. Un guisazo de arriba a abajo.

Probamos también la lubina salvaje con wasabi y coco sobre una base de arroz con tirabeques, que creo que desvirtuamos al pedirla sin coco -a Xocolata no le gusta demasiado, pero hemos aprendido la lección-. Los lomos eran magníficos y la ejecución correcta, pero se echaba de menos algún elemento de contraste con el wasabi.

Buscando un postre ligero optamos por un casi transparente -o sin casi, como se aprecia en la imagen inferior- carpaccio de peras al vino con helado de peras y el divertido y original toque de las hojas de rúcula, que no le iba nada mal al plato. Refrescante, cumplió perfectamente su función.

Marmitako de bonito  &  Carpaccio de peras al vino

Marmitako de bonito & Carpaccio de peras al vino

Con las infusiones -cuya carta es una pequeña caja con frascos para elegir el aroma que más nos apetezca-, trío de dulces compuesto por unos minibuñuelos -¡rápido, me llevo 250 gramos!-, un bastoncillo de hojaldre y un bombón.

Estuvimos a punto de acompañar la cena con una botella de Cuvée Caroline de Schoffit, una de nuestras debilidades, pero lo habíamos bebido en Coure no hacía demasiado y acabamos con el Trimbach Riesling Reserve 2007 que, a pesar de su largo final mineral, salió perdedor en nuestra comparación.

Con todo, algo más de 80 euros por cabeza.

En definitiva, una valiente apuesta por parte del Mandarin Oriental que le convierte, quizás junto al Arts, en el hotel mejor dotado gastronómicamente de la ciudad. ¡Lástima que los precios no sean precisamente asequibles…!


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , ,

1 comentario to Blanc

BistrEau | Estocomo
12 diciembre 2014

[…] grande, en esta ocasión el malogrado Jean Luc Figueras, nos ofreció en lo que antes se llamaba Blanc -clara referencia al espacio-, algunos de sus platos célebres. Ahora, el majestuoso patio central […]

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios