Coure (III)

Lunes, Julio 5th, 2010 | Barcelona, Restaurantes

Tengo que advertir que Coure es uno de mis locales preferidos de la ciudad. Por ello, aunque ya tenga posts anteriores sobre él, hoy le va a caer otro más. En realidad, está más que justificado, ya que responde a una visita en todo su esplendor y amplitud: local + barra, doble gustazo.

Restaurant Coure  |  Barcelona

Restaurant Coure | Barcelona

DÍA I - LA SALA

Hasta la visita que nos ocupa, en Coure siempre habíamos hecho el menú degustación, pero en esta ocasión nos apetecía poner a prueba la carta de Albert Ventura. Además, los cantos de sirena de las ostras con vichyssoise no nos dejaron arriesgarnos a que no estuvieran presentes en nuestro menú.


Buen aperitivo veraniego a cargo de un gazpacho de cerezas y tomate -de sabor muy intenso- con una sardina marinada y una pizca de cebollino.

Como entrantes, dos platos fríos. Para mí, el jurel -muy fresco, delicado, de consistencia justa hasta su entrada en boca-, en excelente compañía de un lecho de pesto de espinacas y aguacate, y culminado con una bien aliñada escarola.

Para Xocolata, las deseadas –con razón- ostras Gillardeau, acompañadas de unos pequeños trozos de espárrago blanco y acabadas de emplatar con una sedosa vichyssoise de hierbas, muy fresca y de agradable aroma con predominio de menta.

Jurel con pesto de espinacas y aguacate  &  Ostra Gillardeau con vichyssoise de hierbas

Jurel con pesto de espinacas y aguacate & Ostra Gillardeau con vichyssoise de hierbas

Para continuar, yo preferí el pichón en dos cocciones, tierno y jugoso, acompañado de una generosa ración de setas y una golosa parmentier de patata que substituyó a última hora -previa consulta y oportunas explicaciones- al acompañamiento titular, un risotto de setas, que sufrió un percance en cocina.

Xocolata se decantó por el pescado del día (San Pedro, como anternativa al rodaballo, también disponible) con tomate, mozzarella y orégano, además de un crujiente de pan que completaba el juego pizzero. La cocción, no tan acertada como en otras ocasiones, pudo tener explicación en el problemilla con mi risotto. Aun así, combinación más que resultona.

Llegamos al postre ya algo llenos, por lo que optamos por compartir un digestivo sorbete de pera con sopa de maría luisa y crema de limón. Muy aromático y refrescante. Por cierto, ¡imposible esconder la escuela made in Espai Sucre en los postres!

San Pedro con tomate y mozzarella  &  Sorbete de pera con sorbete de maría luisa

San Pedro con tomate y mozzarella & Sorbete de pera con sorbete de maría luisa

Para beber, una de nuestras pequeñas debilidades alsacianas, el riesling de Schoffit Cuvée Caroline (2001, ¡quién lo diría!). Todo ello, más agua, infusión de maría luisa (invitación) y un servicio de sala que cada temporada que pasa se ajusta más y mejor (¡buen trabajo, Janina!): 124 euros. O lo que es lo mismo, vale cada euro que cuesta. Eso sí, rebajas en los petit-fours con una solitaria trufa (?).

DÍA II - LA BARRA

En nuestra última visita no existía aún la zona de la barra, así que decidimos completar nuestra ‘Semana Coure’ con una visita a la barra sólo unos días después. Sólo hay sitio para 10 privilegiados comensales, pero se puede reservar para evitarte disgustos. La barra es ancha y cómoda, permitiéndo disfrutar sin agobios de platos a compartir.

Empezamos ligero, con una ostra por cabeza, de generoso calibre, carnosas y extraordinaria calidad.

A continuación, la ensalada de tomate -buena textura pero algo soso- y unas anchoas del Cantábrico para quitar el hipo, con un helado cremoso de recuit y unas fresas laminadas que si tienen el protagonismo de la imagen de cabecera del post es por algo.

Probamos también las croquetas, cuya composición nos comentaron que va cambiando según el día, cayéndonos en suerte las de pollo y butifarra del perol. De crujiente recubrimiento y corazón meloso, ligero, casi líquido, sin apenas recuerdo de la harina, de sabor intenso y equilibrado. Habrá algunos que prefieran mayor presencia de bechamel para ligar el conjunto, pero utilizando la expresión de moda en mi sobrina, ¡están exquisitas!

Ya que está a la orden del día (¡qué restaurante no tiene en carta hoy en día un steak-tartar!) y con el morbo de poder compararlo con la notabilísima versión recién catada en Vivanda,  pedimos también el tartar de buey, en este caso acompañada de una quenelle de mascarpone de mostaza. Tras mucho deliberar… no sé con cuál quedarme. Ambos fantásticos. Sólo eché de menos un puntito más de picante en la versión Coure, aunque la calidad de la carne era magnífica.

Steak-tartar de buey  &  Huevo frito con puré de patata y sobrasada

Steak-tartar de buey & Huevo frito con puré de patata y sobrasada

El ravioli de pies de cerdo y ostra, sensacional, de lo mejor de la cena. Un melosísimo mar y montaña de sabores vivos que pasa a nuestra memoria de platillos a recordar.

Sí, lo sé, ya habíamos pedido más que suficiente, pero es que cuando nos explicaron las bondades de la carta -muy simpáticos, por cierto- me quedé dándole vueltas a esos huevos fritos que nos ofrecieron en compañía de puré de patatas y, opcionalmente, de chistorra, jamón ibérico o sobrasada. Había que liberar la mente de esa imagen, así que decidí que la versión con sobrasada podía ser un buen fin de fiesta. Y lo fue. Excelente materia prima y correctísima ejecución del huevo -algo que parece fácil, pero que para mí quisiera ese arte-. Por achacarle algo, quizás sobró algo de puré en la base.

Con una copa del buen xarel.lo del Penedès de Pardas (¡cómo llena la boca!) y otra del frutal sauvignon blanc bordelés de Chateau Thieuley (muy fresco, aunque no lució tanto como el Pardas), menos de 30 euros por persona. ¡Si ya me gustaba Coure…!


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

4 comentarios to Coure (III)

[...] a la parte positiva, correcta croqueta -croquetón- de jamón -aunque reconozco que la barra del Coure, la Fonda Gaig y la charcutería Jamonísimo me han marcado mucho en el aspecto croquetil-, un [...]

Nu | Estocomo
17 Mayo 2012

[...] entre el show-cooking de primera fila en una cómoda barra -del estilo de las de Albert Ventura en Coure o en el nuevo Wall 57-, o la fila de mesas, no muy grandes, pero sí lo suficiente para alojar un [...]

[...] estar demasiado malacostumbrado al excelso nivel croquetil barcelonés (Cañota, Vivanda, Dime, Coure…), duras competidoras para las de [...]

Wall 57 | Estocomo
26 Agosto 2012

[...] aparición de la barra del Coure se convirtió en una de las noticias gastronómicas más celebradas de los últimos años en [...]

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios