Betlem

Martes, Noviembre 20th, 2012 | Barcelona, Restaurantes

Betlem es más que un bar de tapas. Sin duda, encaja claramente dentro de esta nueva -quizás ya no tanto- categoría de gastrobares que tanta satisfacción están proporcionando en estos malos tiempos para las grandes cuentas.

Betlem Miscelánea Gastronómica  |  Barcelona

Betlem Miscelánea Gastronómica | Barcelona

Víctor Ferrer, su artífice, decidió cambiar de orientación el local de ultramarinos de calidad, transformándolo en el de elaborados y servidos. Su paso por gigantes de los fogones como Can Fabes o Alain Ducasse parece un aval prometedor. La pizarra de platos del día, también.


No aceptan reservas pero llegábamos pronto. Apenas eran las 20:30, y nada más divisar la terraza, ya al 100% de su aforo, se presagiaba una búsqueda urgente de local alternativo. Finalmente no fue necesario y pudimos hacernos con una de sus pequeñas mesas altas del interior.

No era la intención, pero la insistencia de nuestro agradable camarero nos convenció de probar un cuarteto de anchoas con su toque de vinagre de módena. ¡Pensar que casi las dejamos escapar…! Imprescindibles, creo que en Barcelona sólo las he comido a este nivel en el Buj. El pan con tomate, a la altura, buen cómplice.

Turno para un sedoso tataki de salmón, apenas hecho -¿a soplete?- , de sabor intenso, muy tierno, equilibrando su aporte graso natural con una base de berenjena y unas hojas de rúcula.

Anchoas  &  Tataki de salmón

Anchoas & Tataki de salmón

Nos llegan a continuación tres platos… de forma simultánea. Lo sé, no es lo mejor, pero hay que tener en cuenta que el negocio no está tan pensado para un menú degustación formal como para un picoteo algo más frugal. No pasa nada, reservamos para el final la coca de sardinas, que aguantará sin problemas el paso de unos minutos.

El particular mar y montaña de Betlem consiste en una melosa ventresca de atún contrastada con el crujiente de la papada ibérica. A pesar del poderío en boca de la papada, el atún aguanta sin problemas. Recomendable también.

Sin desmerecer, lucieron menos las brochetas de cordero, apadrinadas con un buen chutney de calabaza.

Notable para la mencionada coca, en buenas sinergias con el tomate seco, aunque me temo que me quedé con las ganas de su ya mítica coca de cigalas, ahora desaparecida en combate.

Coca de sardinas  &  M+M

Coca de sardinas & M+M

Dudamos con los quesos -el payoyo siempre es una tentación-, pero acabamos saltando a una muy buena  espuma de coco con zanahoria y el toque crujiente del crumble de galletas. Me gusta que se cuide el nivel de los postres, es el último bocado y mejora notablemente la sensación con la que se queda el comensal.

En las copas, a repartir entre dos, una de cerveza, otra del solvente verdejo de Naia y un par del frutal Priorat de Ritme.

La minuta, 76 euros bien pagados.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

4 comentarios to Betlem

David
20 Noviembre 2012

A mi me gustó mucho también. Hice un post no hace mucho, y disfruté como loco con esa papada…brillante. La verdad es que tenemos suerte de estos gastrobares con apariencia tabernera vintage, son muy interesantes y evitan que se llene todo de locales pretenciosos de interiorismo mágico. Un saludo.

Dani - Estocomo
21 Noviembre 2012

Hola David,

Leí también tu artículo hace unas semanas. El realidad, confieso que fue, al menos en parte, elemento motivador de nuestra visita al bueno de Víctor.

Un abrazo !

David
21 Noviembre 2012

Muchas gracias Dani!! :)

Victor
22 Noviembre 2012

Tambien hay que apuntar su versatilidad de precios. Tanto puedes cenar por 10 € por persona tomando un bocadillo (el de papada crujiente o el de butifarra negra con cebolla caramelizada, estan increibles) y una tapa a compartir, hasta pagar 40 € por una cena más completa y tapas más elaboradas.
Sobre los postres, totalmente de acuerdo. Imprescindible tambien su crujiente de mato con helado de yogurt (ahora que estan tan de moda los postres lacticos)

Deja un comentario

Search

Archivos

  • Últimos comentarios