Manairó (II)

martes, enero 29th, 2013 | Barcelona, Restaurantes

Como el que no quiere la cosa, el Manairó de Jordi Herrera lleva cinco años consecutivos luciendo una estrella Michelin. No es un cocinero mediático ni un restaurante de moda. Ni siquiera su ubicación, algo desplazada del gastromeollo barcelonés, le ayuda a conseguir esa repercusión que tan bien le va al balance mensual.

Restaurant Manairó  |  Barcelona

Restaurant Manairó | Barcelona

La lucha, por tanto, pasa ineludiblemente por hacer las cosas bien y salir lo mejor parado posible de la guerra de guerrillas del complicado universo de las centrales de reservas on-line. La primera premisa, como veremos, la cumplen, y respecto a la segunda parte, parece que la estrategia no les funciona mal.


Pasamos por los dominios de Jordi un jueves por la tarde y, aunque a las 9 tocadas apenas éramos un par de mesas, el local acabó con media entrada larga.

Comienza la sesión con un par de pequeños bocados: intensa la mousse de sardina ahumada, y divertido el xof de la casa, habitualmente una sferificación de pan con tomate, hoy de vichyssoise.

Continúan los aperitivos con una tremenda croqueta de conejo y bacalao, acompañada de samfaina y envuelta en ese doble rebozado ya convertido en santo y seña de Manairó, con el segundo de fideos chinos.

Y llega otro snack fetiche, el resultón buñuelo-pizza de la casa, con gorgonzola, queso manchego y trufa.

Croqueta de conejo y bacalao  &  Pizza de quesos trufada

Croqueta de conejo y bacalao & Pizza de quesos trufada

Tras los más que satisfactorios entretenimientos empieza nuestra degustación a medida con unos golosos raviolis de foie-gras, de excelente pasta, cubiertos por una soberbia parmentier de patata en espuma con un toque de aceite de trufa.

Baja un pelo el listón con las cigalas, a la catalana, para bien y para mal, ya que el acompañamiento de espinacas y ceps, pese a brillar de forma independiente, atenuó en exceso el sabor del crustáceo.

Ravioli de foie con espuma de parmentier  &  Cigalas a la catalana

Ravioli de foie con espuma de parmentier & Cigalas a la catalana

Volvemos al sobresaliente con un espléndido solomillo de buey al fakir cook. El punto de maduración de la carne y la cocción desde dentro de la parrilla de clavos de Herrera le da al animalillo un sabor profundo y una textura tierna y melosa al límite.

Limpiamos el paladar con la refrescante versión prepostre de la caipirinha, con el interesante dulzor ligeramente amargo del azúcar moscovado y la cachaça.

Llega la guinda con un espléndido coulant de chocolate, ese vilmente denostado invento del gran Michel Bras, que aquí dignifican con una muy buena preparación. Como compañía, un helado de avellanas que completa el sabor a praliné.

Solomillo de buey al fakir-cook  &  Coulant de chocolate

Solomillo de buey al fakir-cook & Coulant de chocolate

En las copas, agua británica de Tau y, de islas más cercanas, una botella del mallorquín 12 Volts 2011, con la peculiar etiqueta de Gary Baseman y un buen comportamiento de menos a más.

Sin duda, la cocina de Manairó sigue afinada. Si tenemos que buscarle un pero, sólo aquellos que buscan una evolución notoria en el discurso de los cocineros echarán algo de menos, pero la puesta en escena de Manairó, que puede calificarse como claramente consolidada, es impecable.

El precio, aprovechando una promoción de esas guerras libradas en las centrales de reservas, ni 50 euros por persona. Inmejorable.


Post written by Daniel Muro

Tags: , , , , , , ,

1 comentario to Manairó (II)

Gerard
6 febrero 2013

Que buena recomendación, Dani!
Todo un lujo poder disfrutar de un restaurante estrellado a un precio tan reducido.

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios