Bitoque

sábado, agosto 8th, 2009 | España, Restaurantes

Si en mi última visita a San Sebastián, Narru fue mi gran descubrimiento en pintxos modernos, en esta escapada a Bilbao, la gran sorpresa ha sido Bitoke. Al igual que su colega donostiarra, Bitoque es un pequeño local con una minúscula cocina en la que se preparan bajo demanda los pintxos solicitados.

Bar Restaurante Bitoke  |  Bilbao

Bar Restaurante Bitoque | Bilbao

En nuestra doble visita barrimos de arriba a abajo su carta, expuesta en la pared, como mandan los cánones. Conquistado el mejor rincón del local y un par de los escasos taburetes en circulación, fuimos catando las propuestas de la gran minigastronomía de Bitoque.


La primera cena se inició con el superclásico más versionado y reversionado de los últimos años: las bravas, a gajos, un poco al estilo de Bohèmic, con una salsa brava muy suave y una base de all-i-oli en espuma. Aumentó el nivel con un buen risotto de hongos y parmesano. El pulpo fue el único que cojeó ligeramente, y no fue por su combinación de sabores, en la que destacaba el toque de brasa del cefalópodo sobre la sopa de tomate acompañante, sino por su dureza algo excesiva.

Volvió el éxito con los dados de solomillo Angus con patata, ajo y romero, pero los dos triunfadores de la noche fueron el foie fresco a la plancha sobre unos espárragos trigueros y, sobre todo, el extraordinario y premiado (pintxo vanguardista de 2009) bikini de rabo con caldo de pimiento y cebolla.

Risotto de hongos  &  Bikini de rabo

Risotto de hongos & Bikini de rabo

Sólo dos días después, decidimos que la mitad de la carta que no habíamos probado merecía también su oportunidad así que, empezando por unas buenas anchoas de Aguirreoa en aceite de oliva virgen, seguimos nuestra particular exploración de la pizarra de Bitoque. Buen langostino rebozado en sésamo, con mejor aún ensalada de pochas, estupendo chipirón relleno de cebolla caramelizada, correcto bocadillo de atún – un minitaco de solomillo ligeramente pasado por la plancha- con guindillas y tomate, y brocheta de cerdo ibérico con un sabroso acompañamiento de verduras diversas aderezadas con una vinagreta de balsámico.

Pero si hay que quedarse con uno, me quedo con la carrillera -¡qué tierna!- con un puré de patata que no desmerecía en absoluto al ingrediente protagonista.

El único elemento gastronómico común en las dos sesiones, el vino. Cometiendo una pequeña infidelidad a mi costumbre de pedir vinos de la región, un sencillo pero efectivo gewürztraminer alsaciano nos acompañó a copas los dos días.

Cada sesión, ni 15 euros por persona. ¿Quién da más?


Post written by Daniel Muro

Tags: , , ,

3 Comments to Bitoque

La Tasqueta | Estocomo
10 agosto 2009

[…] de pulpo con verduras al horno. Bien de sabor, pero algo duro. Me pasó lo mismo hace poco en Bitoke, QueTePincho… ¿seré yo que hago años y me vuelvo más […]

Guggenheim | Estocomo
3 septiembre 2009

[…] diferencia de las cenas en Bitoke, aquí sí acompañamos el menú con un vino de la región, escogido además por el sumiller: el […]

[…] gastrobar Bitoque supuso, en nuestra última estancia en Bilbao, el descubrimiento gastronómico del viaje. Estos […]

Leave a comment

*

Search

Archivos

  • Últimos comentarios